El color blanco en decoración

El color blanco nunca ha pasado de moda en decoración, es cierto que ha vivido épocas de decadencia en las que se buscaban tonalidades más originales y atrevidas para vestir las paredes de una estancia, pero ahora más que nunca es tendencia, ha vuelto con fuerzas renovadas y ofreciéndonos la posibilidad de sacar el máximo partido a los espacios por su variadad de tonos y las combinaciones que estos nos ofrecen.

La elección del blanco como color principal nos garantiza la creación de ambientes suaves en los que destacar su pureza, simplicidad y elegancia. De aspecto delicado y capaz de transmitir frescura, características que lo convierten en uno de los principales  factores para reflejar equilibrio y armonia en una estancia u hogar, según sea su ámbito de utilización.

Por si mismo, aporta luminosidad a los espacios, realzando la luz tanto natural como artificial, y se convierte en una herramienta realmente útil en estancias pequeñas, así como en habitaciones interiores y de excasa iluminación.

Una de sus principales ventajas es su versatilidad, puesto que es fácilmente combinable con cualquier estilo y entorno decorativo, aunque si que es cierto que requiere especial atención a la hora de combinarlo con otros colores, evitando de esta manera errores comunes que puedan restar protagonismo a la composición que deseamos crear.

Admite gran variedad de posibilidades estéticas, ya que son multitud de tonalidades las que podemos encontrar,  y coordina perfectamente con otros colores neutros como son los grises, tierra, ocres, marfil o beiges, con los que acertaremos seguro y generaremos atmósferas frescas, acogedoras y relajantes.

El blanco puro utilizado en exceso, puede saturar los ambientes al mismo tiempo que transmite frialdad y resulta impersonal. En estos casos, es aconsejable jugar estrategicamente con detalles como complementos, colores o texturas que transfieran personalidad y confort a los espacios, persiguiendo una concordancia cromática sin exageraciones.

Micasa

En el caso del blanco roto, se trata de la gama más favorecedora que podemos encontrar para aplicar en las paredes de cualquier espacio. Transmite mayor calidez y es más sencillo de combinar, no solamente con otros colores, sino con todo lo que le rodea, mobiliario u objetos, debido a esa falta de intensidad que le hace más adaptable y acogedor.

Al utilizar junto con el blanco colores cálidos y vibrantes, estos deben ser usados en pequeñas dosis, con ligeros detalles de color o alternando accesorios, muebles o textiles, evitando recargar el espacio y disminuir de forma exagerada la presencia del color base. Utilizados correctamente generan contrastes agradables, al mismo tiempo que el blanco disminuye la intensidad de los tonos fuertes.

Si pretendemos reflejar espacios ligeros, con toques de naturaleza y llenos de frescura, optar por combinarlo con verdes y azules será un gran acierto, ya que son colores que aumentan la energía y potencian la luminosidad del blanco.

Permite jugar con texturas y materiales diversos, puesto que el blanco y sus derivados son capaces de potenciar los efectos y sensaciones que transmiten los mismos. Una buena opción es coordinarlo con superfies y materiales naturales como madera, piedra o cristal, el resultado de dicha composición será discreta y sobria.

Como véis son muchas las ventajas de utilizar el blanco como color base en nuestras decoraciones. ¿Qué opináis del uso de este color? ¿Sois amantes de los espacios suaves y claros o preferís utilizar colores más oscuros y atrevidos? Para mi los tonos claros son un gran aliado y me declaro fan incondicional de ellos 😉

Podéis seguirme en Facebook y Twitter.

Muchos besos!!!

Etiquetas del artículo: , ,
jesus

3 Discusión sobre este post

  1. miranda dice:

    muy bueno el articulo … lo comparto con los mios en facebook 😉 gracias Sonia

  2. delmotex. dice:

    hola Sonia ,el color blanco me encanta`q preciosidad de foto felicidades son preciosas,un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos − uno =