Girasoles para celebrar la primavera

Los girasoles , cuyo nombre científico es Helianthus annus, son originarios de América donde algunos pueblos indígenas los consideran una planta sagrada gracias a sus variados usos y beneficiosas propiedades. Viene del griego “Helios” (sol) y “Anthos” (flor), lo cual explica su peculiar manera de orientarse en dirección al sol y por la forma de su flor que puede alcanzar hasta 25 cm de diámetro y está formada por pétalos de color amarillo intenso, crema, café y diversas gamas del bronce, que transmiten energía y armonía a los espacios.

Se trata de una planta anual con tallo resistente, rígido y simple, cuya siembra se realiza desde principios de primavera hasta los inicios de verano. Su floración tiene lugar durante todo el verano y puede seguir haciéndolo hasta el otoño si se cortan las flores marchitas y no les falta sol, una maceta profunda y tierra fértil. La germinación se produce entre los 7 y 14 días posteriores y la temperatura óptima para este proceso es de unos 15ºC.

No aguantan demasiado bien los transplantes por lo que es aconsejable sembralos en una zona definitiva como suelos fértiles o macetas que se enriquezcan con materia orgánica que garanticen su desarrollo. Los suelos profundos y con alto contenido en nutrientes, principalmente nitrógeno, fósforo y potasio, son los más apropiados.

Su ubicación debe ser cálida, soleada y protegida del viento, aunque aguantan cualquier temperatura a excepción de las heladas. Necesita riego abundante durante las etapas de crecimiento y floración, pero se deben evitar estancamientos de agua, ya que son sensibles a la podedumbre del tallo por exceso de la misma.

Existen muchas variedades de girasol pero todas ellas suelen presentar hojas anchas y ovaladas, ligeramente estilizadas y toscas al tacto. Las podemos encontrar de alturas variadas, siendo la media mas frecuente entre dos y tres metros, pudiendo llegar algunas especies  hasta los seis, y otras que, sin embargo, no superan los 40 cm. y se denominan enanas.

El girasol es una planta que , gracias a su composición, puede ser empleada para diferentes usos, como puede ser para la fabricación de colorantes, con fines comestibles de sus semillas (pipas), para tareas industriales e incluso para fines medicinales que alivien ciertas dolencias.

Gracias a su aspecto alegre y vivaz, llenaremos de luz y color rincones de nuestra casa, convirtiéndolas en zonas especiales, combinándolas con la alegría que los meses primaverales y veraniegos confieren. ¿Habéis plantado alguna vez girasoles? ¿Qué os parece este tipo de planta?

Podéis seguirme en Facebook y Twitter.

Muchos besos!!!

Más post de plantas y flores aquí.

Etiquetas del artículo: , ,
jesus

Discusión sobre este post

  1. María Cortés dice:

    Me encanta ver a los girasoles mirando al sol, cuando vamos por la carretera!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 12 =