La seguridad en la habitación del bebé

Un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de pensar en el dormitorio del bebé, más allá de la estética, es la seguridad, un tema que al ser madre primeriza no me había planteado anteriormente en casa pero que con la llegada de Martina era algo que estaba muy presente y quería hacerlo bien.

Sabía que hay soluciones para evitar ciertos peligros, así como ciertas pautas que ayudan a crear un ambiente más óptimo para el bebé, y todas ellas las he puesto en práctica con las mamis que he tenido como clientas porque a veces no saben bien qué se debe tener en cuenta. Por eso me parecía importante tratar este tema, del que os voy a dar algunas pautas para hacer del dormitorio de los mas pequeños una estancia más segura y confortable.

A pesar de tener todo bastante claro, hice el trabajo de ponerme en la piel de un bebé o un niño y ver si había mas peligros de los que yo pensaba, y para mi sorpresa ya os digo que encontré algunos más, será el sentimiento protector de madre, pero ya os digo que hasta ese momento ni había caído en esos puntos. Pero dentro de poco esta tarea será mas sencilla de lo que pensamos, y es que en mi viaje a Älmhult con IKEA me adelantaron una noticia que me pareció super interesante, y es que la marca sueca está desarrollando un app con la que podrás abrir una cámara y moverte por tu casa para que esta te indique los puntos que encuentra que son peligrosos para los niños, todo ello con el propósito de crear hogares mas seguros y evitar accidentes domésticos. A mi me pareció genial la idea de poder contar con una herramienta así en un futuro porque se que a muchos papis les servirá de gran utilidad.

Pero mientras que llega esta novedosa aplicación, os cuento todo lo que tuve en cuenta a la hora de hacer mas segura la habitación de Martina, así como las decisiones que tomé y algunas rutinas que podemos llevar a la práctica en el día a día.

  • Una cuna segura. La elección de la cuna es muy importante, esta debe cumplir con la normativa europea de manera que sea segura y confortable. En mi caso, elegí el modelo GONATT de IKEA que gracias a sus barrotes permite que el aire circule dentro de la misma y se cree un ambiente mas agradable cuando duerme el bebé. El tener dos alturas es una cuestión que me parece muy interesante, ya que cuando son mas bebés no se mueven y el riesgo de que salten de la cuna estando colocado el colchón en la altura mas elevada es inexistente, pero que según vayan creciendo esa posibilidad puede existir, así que poder bajar la altura hará que la cuna sea mas segura y los padres podamos estar mas tranquilos.
  • Colchón firme. Debe ser firme, permitir que circule el aire y tener funda que se pueda quitar y lavar. Estos tres aspectos son fundamentales ya que el bebé lo utilizará mucho tiempo y es una inversión para unos años, por lo menos en mi caso, ya que la cuna permite quitar un lado de barrotes y se convierte en una cama que podrá utilizar hasta los tres años aproximadamente. Por otro lado, el colchón debe tener la misma medida que la cuna, se que es obvio pero la experiencia me hace tener que incluirlo como un dato mas a tener cuenta. El modelo VYSSA SOMNAT cumple todos los requisitos que os cuento y es en el que pronto dormirá Martina, ya que de momento duerme en un moisés en mi habitación.
  • Protector de cuna. Con este complemento evitamos que el bebé se haga daño en cabeza, brazos o piernas con los barrotes de la cuna. Yo elegí HIMMELSK que además de ser super cómodo de poner y quitar me combinaba perfectamente con la deco de su habitación.
  • Utilizar pinturas atóxicas y lavables. Es algo lógico, pero hay que tenerlo en cuenta a la hora de pintar su dormitorio, ya que algunas contienen sustancias tóxicas, el bebé o niño las puede tocar con las manos y después llevárselas a la boca. En cuanto a lo de lavables, es inevitable que estas se manchen tan solo del roce, y mas al tratarse de peques que para ellos la pared siempre parece el lienzo perfecto 😉
  • Suelos cálidos. Es preferible optar por instalar suelos de madera o laminados ya que resultan mas confortables y ayudan a mantener mejor la temperatura, además de resultar mas agradables una vez que crezcan por si andan descalzos o se sientan a jugar sobre el.
  • Uso de alfombras. Si, pero que resulten seguras, es decir, que no deslicen, por lo que fijar estas al suelo con algún tipo de antideslizante será la mejor opción. Además a la hora de jugar les resulta más cómodo y evitamos que estén en contacto directo con el suelo, sobre todo en invierno.
  • Contar con una luz extra. Una lámpara de mesa o quitamiedos es una opción muy cómoda para entrar por la noche en la habitación sin necesidad de encender la luz principal y evitar tropezarnos o darnos con algún mueble, así como para que el bebé tenga una luz tenue en caso de darle miedo la oscuridad. Hay diseños muy bonitos con forma de animalitos como el modelo LURIGA que son un puercoespín y un mapache que quedan genial en cualquier sitio. Otra cosa a tener en cuenta es que la luz principal de la habitación no le de directamente sobre los ojos cuando esté tumbado, por lo que debemos pensar donde colocar la cuna para que esto no ocurra.
  • Airear la habitación. Es importante ventilar a diario la casa, y mas aun la habitación del bebé para que el aire se renueve y circule limpio.
  • Anclar los muebles auxiliares. Recomiendo fijar correctamente este tipo de muebles tales como cómodas o librerías ya que pueden resultar de lo mas peligrosas una vez que el bebé comience a andar o gatear pudiendo golpearlas y que estas caigan sobre él.
  • Proteger los enchufes. Un protector será una opción estupenda para evitar que metan los dedos y si los toquen no haya ningún peligro.
  • Proteger las esquinas de los muebles. Con ellos se reduce el riesgos de que se golpeen con las esquinas de mesas, armarios o cualquier otro mueble con esa forma. La colección PATRULL de IKEA cuenta con modelos diferentes y muy monos como estas manitas.
  • Proteger las puertas. Utilizar unos topes que mantengan la puerta fija evitarán portazos y que se pillen los dedos.
  • Juguetes adecuados. Es conveniente que cuando sean bebés, los muñecos que se metan en la cuna sean blanditos y no tengan piezas desmontables. Y para su tiempo de juegos es preferible elegir aquellos que se adapten a sus habilidades y destrezas según su edad.
  • Cables inaccesibles. A veces es inevitable ocultarlos, pero si que debemos tener en cuenta que tenerlos muy a la vista puede suponer un peligro para el bebé por lo que si podemos esconderlos o taparlos de alguna forma será un acierto.
  • Tope de armarios y cajones. De este modo podemos evitar que los mas pequeños accedan al contenido que haya en su interior.

Como veis existen peligros en las habitaciones infantiles que tienen fáciles soluciones y pueden evitar mas de un disgusto, así como algunos consejos prácticos que contribuyen a un mayor bienestar.

Estos datos en cuanto a seguridad en  la habitación del bebé se pueden extender al resto de la casa, donde además podemos encontrar nuevos riesgos como pueden ser escaleras, ventanas y demás, pero que para todos ellos encontramos soluciones de lo mas sencillas.

Espero que os resulte útil esta información y os ayude a hacer las habitaciones de vuestros bebés mas seguras y tanto él como vosotros podáis estar mas cómodos y relajados.

Feliz día.

Sonia.

Etiquetas del artículo: , ,
Sonia Escribano

Discusión sobre este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + diecisiete =