El primer cumpleaños de Martina

Los que me conocen saben de sobra lo que me gusta preparar una celebración y hacerla bonita, así que tratándose del primer cumpleaños de Martina, podéis imaginaros cómo disfruté desde el minuto uno de todos los preparativos. Su papi y yo teníamos claro que queríamos hacer una fiesta especial, una celebración diferente, algo para recordar y que el día de mañana cuando ella vea las fotos sepa la cantidad de gente que se reunió para celebrar que cumplía su primer año.

Empezamos con la lista de invitados y al ver que era extensita decidimos que en casa sería una auténtica locura, mas que por el espacio, que ya era un condicionante, por el trabajo que nos iba a suponer, y queríamos que fuese un día para disfrutar y estar con la peque y los invitados y no de estar preocupados por organizar (Aunque como imaginaréis los preparativos de la deco ya fueron un trabajito, pero de los que gustan e ilusionan)

Después de mucho buscar, encontré un espacio gastronómico en Madrid donde podríamos tener el espacio en exclusiva para nosotros, un rico catering que nos permitieron personalizar y además disponíamos de una zona amplia para disfrutar de la fiesta y poder decorarla como quisiéramos (Esto para mi era muy importante)

Quería crear un ambiente dulce, mágico, donde al entrar fuera evidente que se trataba de una fiesta infantil, con colores pastel, decorarlo pero sin excesos, personalizar el primer cumpleaños de mi pequeña con detalles suyos  y poner notas distintivas que nos identifican a Miguel, a Martina y  a mi,  a nuestra familia de tres.

A la entrada monté una pequeña mesa de bienvenida con elementos que forman parte de la deco de la habitación de Martina y que podéis ver aquí. El trenecito de madera con su nombre es un regalo  que la trajeron mis tios de un mercadillo navideño alemán el año pasado y el peluche de la elefanta el primero que la compré cuando supe que estaba embarazada. La frase del marco nos gustaba que estuviera presente porque los amigos son para nosotros como la familia.

El local ya contaba con un mural en una de sus paredes con distintas formas y colores, y pensé en potenciar esa vivacidad de color e integrarlo en la deco, así que pensé por apostar por los colores pastel como los grandes protagonistas, especialmente el rosa, el amarillo y el mint, creando un ambiente dulce e infantil. A este primer cumpleaños quería darle color de una forma delicada y hacerlo así me pareció que el resultado sería diferente y especial. Incluí láminas con mensajes motivadores para poner una nota extra de optimismo y de algún modo compartir con Martina nuestra forma de ver la vida y tematizar el evento, ir mas allá de colores y detalles.

La guirnalda con las letras “Happy Birthday” en dorado aportaba un punto chic a la deco y que me encantaba como combinaba con el mantel de lino en color topo, y mas todavía al colocar sobre este los bajo platos naturales, decorar con  la comida y enmarcarlo con los bonitos banderines que estaban presentes en todas las mesas.

En otra pared creé una composición de fotos de Martina, me parecía entrañable ver su evolución, como ha ido cambiando y creciendo desde el día que llegó a este mundo, así que aprovechando que tenía unas tarjetas bien bonitas con los meses del primer año, las utilicé para asignar a cada una de ellas la foto correspondiente a dicha fecha. Esto fue algo que a los invitados sorprendió mucho porque resultaba emocionante verla allí jugando con unos y otros y recordar como era hace meses, que aunque hace poco tiempo todo pasa muy rápido.

Al fondo organicé una mesa pensada para dejar los regalos que todos los invitados llevasen, crear un rincón de firmas de recuerdo en un bonito libro que personalicé y colocar algunas chucherías que siempre gusta encontrar en celebraciones infantiles. Los globos dorados formando la palabra “ONE” me parecieron una opción diferente al típico globo con el número 1, y además encajó genial para dar protagonismo a la mesa y verlo de frente según se entraba en el local.

Para la tarta encargué un topper personalizado de madera “Martina Cumple 1” para decorarla y también incluí estrellas de diferentes tamaños, haciendo de nuevo un guiño al tono dorado que tan festivo me parece y al rosa que tan presente estuvo en la celebración.

Fue un día precioso, para recordarlo siempre, y del que disfrutamos mucho. Me hacía especial ilusión compartir con vosotros todos los detalles de la deco y estas imágenes que están cargadas de una buena dosis de inspiración  y espero que os ayuden a organizar y dar vida a vuestras celebraciones infantiles.

Desde aquí os mandamos un beso bien fuerte los tees.

Feliz día.

Sonia.

Sonia Escribano

Discusión sobre este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 19 =