Thanksgiving celebration

Llevaba tiempo queriendo animarme con esta celebración en casa, pero siempre por una cosa u otra no llegaba a organizar nada. El principal problema es que al celebrarse en jueves, el viernes toca madrugar y eso ya limita mas para reunirnos o hacer una celebración especial con amigos y peques. Así que este año he pensado en adaptarlo a mi necesidad y a la de mis invitados y adelantar la fiesta unos días, por lo que la celebré el sábado.

Todo surgió de la manera mas inesperada, íbamos a quedar a cenar con amigos es casa y decidí a última hora ambientar la mesa y el menú con notas típicas de esta celebración. Tenía especial ilusión por crear una mesa con tonos cálidos donde diferentes texturas y volúmenes estuvieran presentes y crear un ambiente único, que invitase a sentarse a disfrutar de la comida, la conversación y la sobremesa que tanto nos gusta.

Tuve claro que la temática sería otoñal, quería darle protagonismo a la estación en la que estamos, así que aprovechamos el sábado por la mañana para salir a pasear y recoger unas cuantas hojas, una actividad que resultó de lo mas divertida porque a Martina la encantó cogerlas y poder participar. Una vez que cogí las hojas, sabía que el resto de la decoración de la mesa sería improvisada, siempre tengo por casa elementos como piñas, nueces o ramas verdes secas que ayudan a crear ambientes cuidados y cálidos, así que entre las hojas, estos detalles que os comento y algunos mas que suelen estar presente en mis mesas me puse a vestir la que sería mi primera mesa de thanksgiving homemade.

Un estilismo sencillo y barato que como podéis ver cualquiera puede crear, ya que muchas veces lo que prima son las ideas y si a estas sabemos sacarlas partido seguro que darán lugar a mas de una y mas de dos buenas propuestas de cara a futuras mesas para celebraciones que penséis organizar.

En cuanto al menú, quiero aclarar antes de nada,  que este era uno de los puntos que en ocasiones anteriores me había “echado un  poco para atrás”, porque normalmente para esta festividad se suele preparar un pavo junto con platos de acompañamiento pensados para muchos invitados, algo que puede ser problemático cuando no piensas reunirte con tanta gente.

El caso es que encontré la propuesta que Cristina Ferrer proponía para Thanksgiving, y según la ví pensé que era una señal para llevar a cabo mi particular fiesta de Acción de Gracias. A Cristina la sigo desde hace tiempo y solo puedo decir que de ella he aprendido montones de recetas y todas ellas riquísimas, así que si os gusta cocinar y descubrir platos nuevos y diferentes os recomiendo visitar su instagram @Cristinaferrer que seguro os va a enganchar.

Pues bien, proponía hacer unos solomillos de cerdo con costra de hierbas aromáticas y acompañar este de un puré de batata, la idea me pareció de 10 y manos a la obra que me puse. Buscaba un plato principal al que sumarle algunos acompañamientos de manera que cada uno pudiera servirse de todo tantas veces como quisiera y probar distintas elaboraciones. Además de los solomillos de cerdo y el puré, rehogamos unos champiñones y setas con jamón y fue otra guarnición super sabrosa. Para el medio pusimos un poco de humus, este tipo de recetas siempre gustan y son ligeros de comer.

Todo estaba delicioso, pero quiero destacar que la carne me sorprendió muchísimo por lo jugosa, tierna y sabrosa que quedó, además al llevar las aromáticas le da un toque de frescura al plato que lo hace mas especial todavía. No descarto prepararlo de nuevo para una de las cenas de Navidad… Fue un éxito.

Como colofón a esta cena inolvidable compramos una tarta de zanahoria (me hubiese encantado hacerla yo, pero como os digo fue todo un poco improvisado y no dio tiempo a mas) que resultó espectacular tanto por su aspecto como por su sabor, una receta muy típica para esta fiesta así como pueden ser los pasteles de calabaza o distintas elaboraciones dulces que tanto gusta disfrutar mientras charlas con los amigos y valoras lo bonito de la vida, el valor que tiene y dar gracias por quienes somos y quienes nos rodean.

Así fue mi primera noche Thanksgiving y desde aquí espero animaros e inspiraros a continuar o iniciaros en la celebración de esta festividad americana, y que mas allá del significado que tiene dicha fiesta, sirva para reunirnos y agradecer todo lo bueno que tenemos y todo lo que está por llegar, no os parece?

Feliz Acción de gracias.

Sonia.

Etiquetas del artículo:
Sonia Escribano

Discusión sobre este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =