Hay viviendas que invitan a adentrarse en ellas, descubrir cada rincón y sentir la calidez de sus espacios y no es fácil conseguir esa sensación, ya que son varios los factores que se han de tener en cuenta para obtener tales resultados. Por eso, cuando descubrí las características de la casa del post de hoy, no dudé ni un momento en mostraros este claro ejemplo de espacios funcionales, donde vivir cómodamente y los detalles cuentan, al mismo tiempo que reflejan una serenidad ligera, acogedora y placentera.

De estilo contemporáneo, los espacios amplios y la conexión visual entre los mismos, son su punto fuerte, aprovechando de forma estratégica la iluminación natural y obteniendo, por consiguiente, zonas luminosas y una favorable amplitud visual, fruto de una estructura bien planificada.

imagen 3

imagen 18

La vivienda se distribuye en dos alturas. Una planta baja que se presenta larga y estrecha donde se desarrolla la vida y se observan claramente identificadas las zonas comunes y las independientes. El espacio común lo componen el comedor, la cocina, la sala de estar y una terraza, zonas donde se llevan a cabo las actividades cotidianas en familia y transmite sensación de orden y equilibrio, con notas desenfadas que lo convierten en una ambiente ideal para vivir con niños. En los extremos de la planta baja, se ubicaron los dormitorios, dotándolos de mayor tranquilidad e intimidad. Dentro del dormitorio principal, se ha integrado el baño y ambas estancias quedan comunicadas visualmente, exceptuando la cabina del inodoro que cuenta con una separación.

imagen 5

imagen 11

imagen 14

En una segunda altura, se construyó un altillo en el que tiene cabida una estancia que hace las veces de estudio, un espacio versátil que podría convertirse en un dormitorio para invitados en el caso de ser necesario, y una zona de terraza. A este altillo se accede por una escalera realizada con tablones de roble natural, hierro esmaltado y vidrio, una creación de diseño encargada de comunicar ambas alturas.

imagen 6

imagen 10

Respecto a las tonalidades utilizadas, decir que fue todo un acierto decantarse por gamas de suaves y crudos, utilizando variados tonos, de los mismos, en paramentos y complementos, permitiendo diferenciar ambientes, al mismo tiempo que transmite sensaciones de relajación y confort muy agradables, las cuales se ven potenciadas por el uso de una tarima roble colocada en toda la casa, a excepción del dormitorio y el baño de los niños. Aquí apostaron por utilizar linóleo en un color verde vivo, reflejando mayor dinamismo y alegría, permitiendo a los niños jugar más cómodamente por la resitencia y durabilidad que ofrece el material.

imagen 4

imagen 15

En la cocina, se optó por utilizar el gris en las paredes, y en el mobiliario buscaron sobriedad y sencillez utilizando laca blanca y roble natural, una combinación acertada de materiales y contraste cromático sutil. Destacan las vigas ubicadas en el techo, de pino, decapadas en blanco, un detalle distintivo que refleja personalidad en esta cuidada vivienda familiar.

imagen 13

imagen 8 imagen 9

¿Qué sensaciones os transmiten la utilización de los colores y materiales empleados? ¿Opiniones acerca de la distribución?

Muchos besos!!!

Descubre mas casas Aquí

Si te ha parecido interesante esta información, ¡comparte! 🙂
Etiquetas del artículo:
jesus

Discusión sobre este post

  1. Los espacios abiertos son siempre un acierto, por lo menos nosotras eso pensamos. Hace poco publicamos una entrada cocinas abiertas si o no?? y la verdad a la mayoría le gustaba la opción de abiertas; sacrificando la intimidad etc.

    PetiteCandela

Responder a petitecandela Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =