Yoga en el embarazo y después…

Veo las imágenes de este post y no puedo evitar emocionarme, fue una época entrañable, mágica, de mucha ilusión, esperaba la llegada de Martina y verme con esta tripita y pensar que todavía no estaba en mi vida me resulta extraño. Como he comentado en numerosas ocasiones, tanto por aquí como en las redes sociales, disfruté de un embarazo buenísimo, exceptuando las nauseas del primer trimestre, tengo que reconocer que todo fue fácil y guardo un recuerdo buenísimo.

Durante los meses de embarazo muchas me preguntasteis cómo lo hacía para llevarlo tan bien y tenía pendiente escribir este post en el que contaros de la forma mas sencilla pequeños trucos que a mi me funcionaron por si a vosotras también os pudiese ayudar.

Reconozco que durante esos meses fui constante, cuidé mi alimentación y realicé ejercicio hasta el día que di a luz, algo que creo ayudó mucho a mi bienestar y a las sensaciones tan maravillosas que experimenté durante el periodo de gestación. Ya antes de quedarme embarazada corría y practicaba yoga, actividades que seguí realizando hasta los cinco meses la primera y cuando no pude continuar comencé a caminar todos los días, y la segunda hasta el mismo día que me puse de parto.

Me recomendaron cambiar las clases de yoga normal por yoga para embarazadas, y en la semana 10 hice el cambio. El ejercicio es diferente, pensado y adaptado para el cuerpo de la embarazada, ya que no se pueden practicar todas las posturas y es importante trabajar con un profesor especializado que sepa mirar en todo momento por el bienestar para  la madre y el bebé. Cuida mas si cabe el tema de la respiración, algo que a mi personalmente me ayudó mucho en el momento del parto para estar concentrada y mantener la calma en todo momento.

Mientras que no existan riesgos o el médico lo desaconseje, es una actividad perfecta para realizar en el embarazo por muchos motivos, pero yo os hablo de mi caso particular y os cuento todo lo bueno que a mi me aportaba:

  • Me permitía sentirme ágil y flexible, a pesar de la tripa me movía cómodamente. Algo que seguro también influyó fue no coger demasiado peso ya que no sumé mas de 9 kg extra a la báscula por lo que entre esto y estar activa fue muy llevadero a pesar del calor,d i a luz en el mes de septiembre.
  • Me ayudó a sobrellevar mis dolores de espalda. Siempre tengo molestias, y este es uno de los motivos principales por los que practico yoga. Si por lo general mi espalda se resiente, al ir cogiendo peso y arquear la espalda mucho mas, y de este modo fue mas llevadero.
  • Mejorar la respiración, a ser consciente y prestarle atención a mi cuerpo. Parece obvio, todos respiramos está claro, sino no estaríamos vivos, pero pocas veces nos paramos a observar cómo nos encontramos, cómo estamos respirando y ver qué podemos hacer para mejorar nuestras sensaciones.
  • Mayor conexión con mi bebé. Esto me parece muy importante y guarda mucha relación con la respiración, ya que si controlamos esta somos mas capaces de conectar con nuestro interior y por lo tanto con los movimientos que sentimos dentro de nosotros. De hecho, los momentos de relajación que practicábamos en clase eran mágicos, conseguía dejar la mente en blanco y solo sentir.
  • Mejorar la hinchazón de mis piernas. Esto fue tremendo, lo de mis piernas fue un chiste los meses de calor, desde que me levantaba hasta que me acostaba, algo que empeoraba según avanzaba el día, pero lo cierto es que lo llevé con bastante humor (no me quedaba otra). El caso es que los días que iba a clase o practicaba ciertos ejercicios mejoraba considerablemente. y vosotros pensaréis: “¿Si te iba bien por qué no lo hacías mas a menudo?”. Por la falta de tiempo, siempre es lo mismo, y no olvidemos que durante el último mes y medio del embarazo nos cambiamos de casa, hicimos reforma integral, nosmudamos… Vamos que lo que se dice sobrarme el tiempo, pues como que no me sobraba 🙂
  • Ayuda a dormir mejor. Cierto es que algunas noches la tripa ya molestaba para moverme cómodamente en la cama pero realizar actividades de este tipo ayuda a conciliar el sueño y a estar mas tranquila, algo que a me vino genial.

A nivel físico y mental aporta mucho bienestar, y me ayudó considerablemente a recuperarme tras el embarazo. Retomé esta práctica una vez terminada la cuarentena, pero en esta ocasión iba a clase de yoga para mamás y bebés, ejercicios y posturas pensadas para después del parto y a la que podía asistir con mi peque, una idea estupenda para no tener excusas de no tengo con quien dejar a la niña y escaquearme de hacer ejercicio, así no hay excusas que valgan 😉

Me sorprendió mucho como el cuerpo se recupera y parece que ahí no ha pasado nada, que hacía tan solo mes y medio que había dado a luz y ahí estaba otra vez. Lo que mas necesitaba era volver a coger fuerza y fortalecer, sobre todo la zona lumbar y abdominal. Perdí rápidamente el peso del embarazo, de hecho tres días después de dar a luz ya pesaba 1 kilo menos que antes de quedarme embarazada, así que esa pérdida tan repentina, los esfuerzos del parto y la lactancia hicieron que me notase con menos forma física, mas floja y era lo primero que quería recuperar, así como trabajar el suelo pélvico, algo a lo que hay que prestar mucha atención y trabajar tanto en el embarazo como después.

Solo puedo deciros, que ya hace 8 meses que nació Martina, me encuentro genial a nivel físico, he retomado mis actividades, tanto correr como mis clases de yoga para adultos, me encuentro mas fuerte, he ganado equilibrio, fondo físico y capacidad para saber que querer es poder, que merece la pena cuidarse y mirar por nuestra salud.

Espero que os sirva de ayuda e inspiración para cuidaros en el embarazo y podáis valorar esta disciplina como una posible actividad a realizar durante el embarazo. Hay otras opciones como caminar o nadar, da igual, sea la que sea, la que mas os guste o apetezca hacer, lo importante es moverse y estar activa siempre que la salud lo permitas y de un modo u otro os ayude en el momento del parto y  en la recuperación.

¿Qué ejercicio practicáis o habéis practicado durante el embarazo? ¿Qué trucos teníais para sobrellevar el día a día?

Feliz día.

Etiquetas del artículo:
Sonia Escribano

Discusión sobre este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 6 =